jueves, 28 de mayo de 2015

Todos a leer: El regreso del Hombre pez de Isaac Sánchez/Loulogio


Vivimos un tiempo oscuro en la que gente que hace gameplais sin puta gracia escribe, o le escriben,  libros de calidad nula...pero antes hubo uno, Loulogio, que logró que le publicaran un divertido comic basado en una leyenda cantabra de la que hasta Iker Jimenez ha hablado. Un comic de serie B que mezcla el horror con el humor y la fantasía de nuestro folkclore.
¡EL REGRESO DEL HOMBRE PEZ!
Y ahora llamadme busca famas o algo similar, anda.

Algo que escribí un mal día hace no mucho...con Lovecraft en la cabeza

Ella estaba sola ante las estrellas. Aviones que estallaban en el cielo transformado. Caminaba entre la lluvia de hierro, plástico y gente mirando más allá.
El umbral del edificio quedaba reducido a un pulgar de polvo que se llevaba el polvo mientras caminaba. Miró hacia arriba y solo vio estrellas extrañas, vórtices de hambres, nubes de carne. Los dioses reclamaban la Tierra. Las obras del hombre eran barridas como una molestia.
Alguien gimió al lado suyo, luego maldijo y finalmente murió entre escupitajos de sangre, dientes rotos y llantos que a nadie le importaban. Le prestó la misma atención que al viento en mitad de una tormenta, no era nada especial, solo algo más...que estaba ahí. Como lo estaba la sangre de sus manos, el cuchillo aún caliente y unas lágrimas en las que no pensaba ya.
Seguía caminando.
Si es que podía pensar ¿quien lo haría mirando un cielo infinito que se revolvía como si hiciese el amor consigo mismo? ¿Quien podría perderse en tales minucias cuando el futuro devoraba el presente? ¿No era acaso una maravillosa sorpresa la que los humanos habían recibido? El mejor de los regalos, un instante de claridad y entendimiento. La misma nada los arrastraba consigo misma.
Seguía caminando.
Una imagen en su mente. La de un cuerpo retorcido y maltratado, destrozado como un mal poema en manos del más cruel de los amantes. Varón, hembra...no importaba. Era carne de sacrificio, un animal gimoteante que no entendía la gloria de lo que estaba por venir. Tal vez hubiese suplicado, tal vez desease seguir viviendo ¿que eran los deseos del ratón ante la voluntad del rapaz? ¿Del mortal ante el dios? ¿Del becerro ante el cuchillo? Un cero a la izquierda, al norte y en el corazón. Recordaba caricias de esa nadería, el anhelo de su afecto...como el escozor más irritante que nadie pudiese sentir. Una molestia a desechar.
¿Había sido ese sacrificio el que había permitido regresar a los Señores? ¿Un acto que no recordaba salvo por ese relampagueo que moría en su espina dorsal y que apenas le hacía ya feliz? ¿O tal vez su regalo solo hubiese sido otra ofrenda de entre tantas las que se entregaban en aquellos portentosos instantes? Ellos eran y fueron, pero también serían...inconmensurables.
Seguía caminando.
Algo enorme crecía de la tierra como un árbol palpitante y rojizo, con destellos de gasolina y un olor a canela caliente que provocaba que su labio inferior temblase. Personas a las que no volvería a ver, sangre que se secaba. Logros, los de un mono que montaba en bicicleta ante una audiencia de obesos hipertensos en una carpa de plástico, se deshacían ante sí...cuando aquella cosa destrozaba, aplastaba y devoraba a una masa de animales que fornicaba, mataba y suplicaba en mitad de un océano de espaldas, sudor y sangre.
Notó entonces algo metálico que recorría su dedo, un fino roce que era casi un susurro...finalmente el ruido sordo de la plata contra el polvo del mármol, las cenizas de Picasso, las astillas de una virgen. Un anillo.
Una promesa.
Mil mentiras.
Siguió caminando. Dios la esperaba. Era mejor que nada.
Era certeza.

Cromcast: ¡En honor de Christopher Lee hablaremos de RAVENLOFT!



Christopher Lee  es el puto amo y mola más que el choripan con birra, y Nerea Iraola y Juan Sixto también son bastante chachis...porque cumplen el mismo día que nuestro drácula sith istari favorito de modo que ¿no es buena hora de un cromcast dedicado a Ravenloft? Si, porque sir Christopher Lee es el amo de los vampiros y en Ravenloft abundan estos, los espectros, las maldiciones y otros seres del horror gótico.
Posiblemente.

miércoles, 27 de mayo de 2015

Todos a leer: Preacher, Garth Ennis, Steve Dillon, Glen Fabry


¿Que decir? Mi comic favorito.  Garth Ennis, Steve Dillon y Fabry lograron una road movie cínica y gamberra como pocas que 21 años después sigue siendo lo mejor que han hecho en su vida.

lunes, 25 de mayo de 2015

Cromcast: Black Crusade (Warhammer 40.000)



¡Muerte al Falso Emperador!
¡Gloria a los Dioses del Caos!
¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Cráneos para el Trono de Cráneos!
¿Tienes ganas de ser malo en el lejano y repugnante futuro de Warhammer 40.000? ¿Cansado ser un buen chico? ¿Quieres ser realmente malo y cruel y mutar y tener la posibilidad de convertirte en un Principe Demonio?
Pues Black Crusade es tu juego. Solo tienes que vender tu alma a Khorne, Nurgle, Slaanesh (¡el metalodios!) o Tzeentch.

Nota: Se me olvida comentar que tiene textos de Andy Chambers y Andy Hoare.

domingo, 24 de mayo de 2015

Mi primera consola (Entertainment Computer System) ¡Yo pensaba que era una NES!



Con la obra me he vuelto a topar con mi primera consola, una copia de la legendaria NES de Nintendo ¡la Entertainment Computer System!
Y me ha entrado una morriña de la hostia, lo admito.

jueves, 21 de mayo de 2015

Los mensajes de la Logia de la Marca del Este

Como ya sabréis hace tiempo ¿más de un año y medio? que Tenfes y un servidor montamos el capítulo donostiarra de la Logia de la Marca del Este, Durante este tiempo han muerto docenas de personajes y han pasado por nuestras tiernas manos de masters la friolera de 40 personas (de un total de 42 registrados, aunque muchos lo han hecho de forma no-oficial). Podemos decir que ya se ha convertido parte de nuestra rutina de cada dos findes y aunque el formato tiene sus limitaciones, porque tenemos que jugar con los horarios de la tienda y que solo somos dos masters, creo que la iniciativa se ha convertido en un éxito a sazón de toda la gente que ha conocido el rol gracias a nuestros tiernos cuidados. Diantres, si practicamente se apunta una persona nueva cada semana.
En fin.
El caso es que desde hace unas semanas mando los mensajes en forma de relato corto, más que nada para entretener un poco y no mandar el ya clásico a la vez que cansino "El sabado logia en Gen X a las diez y media, confirmad asistencia". Y aquí os los dejo para ver que os parecen.

Un grupo de aventureros echan unas manitas de Brujick el desencuentro. El tabernero es troll de enorme napia y su la cerveza que se sirve está rancia. Es un grupo variopinto, hay de todo: bárbaros, magos, ladronas y druidas...incluso hay algún que otro no-muerto.
De pronto la puerta se abre y llega un mensajero, los pies cansados y la mirada furtiva. Deja clavada encima de la mesa una nota, la daga aún tiembla por la fuerza del impacto cuando sus pies ya le han llevado de nuevo a los caminos. El grupo deja la partida, apuran el meado de cabra que están bebiendo y se acercan.
"Lee tu" dice alguien a un analfabeto que le propina un puñetazo +2 que hace 1D6 puntos de daño. No está bien reirse de los bárbaros sin educación primaria.
"Que lo lea el bardo" comenta otro, pero se olvida que al bardo se lo comieron unos goblins, dirigidos por un cocinero bajito y lleno de odio, hace unas semanas. Será que bebe para olvidar la pena.
Hastiado ante tanta incompetencia lectora, el tabernero se acerca y lee el extraño mensaje.

¡ESTE SABADO HAY LOGIA!
¡A LAS DIEZ Y MEDIA!
¡EN GENERACIÓN X!

Masters, sed puntuales o un troll masticará vuestras partes pudientas.

Confirmad asistencia.

Los aventureros se miran extrañados. Algunos niegan con la cabeza,otros asienten complacidos. Hay alguno que sabe que morira ese día.
La taberna se queda en silencio, los caminos se llenan de paso. 
"A Gen X" dicen los más animados.
"A la muerte" susurran los condenados.

Y el de esta semana.

El polvo de la batallla no se ha asentado. Los cuervos no le han entrado aún a los aperitivos en forma de jóvenes escuderos de mirada asustada, agrios veteranos que conocían su final y aquellos desgraciados que, pese haber sobrevivido a la batalla, fueron olvidados entre tanta carne por los suyos y que terminaron agonizando por peso de sus heridas. Los pendones aún hondean, rotos y clavados en el barro ensangrentado. Nadie sabe realmente porque fue la disputa, nadie conoce el motivo de su muerte pero hoy hay un rey menos en este mundo.
En mitad de todo ese caos destaca un grupo de supervivientes, que no siguen a la caballería cuya armadura sigue brillando ni al portador del enorme pendón. Rescatan las posesiones de aquellos que han matado y de los amigos que no estuvieron a la altura o sencillamente no tuvieron suerte. Cuentan monedas de oro, acumulan espadas y revisan armaduras. Ellos si saben por que señor lucharon, por uno chapado de oro que malgastarán en tabernas, herrerías, mercadillos y gozosos momentos de solaz carentes de cariño. Algunos los llaman héroes, otros mercenarios. Se sabe que se llaman a si mismos aventureros.
Pasan las horas. La noche empieza a caer como si fuera el telón que anuncia el final de una obra, un humo blanco se eleva hacia el cielo. Los amigos se van, consumidos por el fuego. Un tierno homenaje entre tanta masacre y abandono, no dejarán que los suyos acaben devorados por las alimañas que recubren el campo como un campo negro de graznidos y choteos, de cloqueos y carne desgarrada por ávidos picos, voraces mandíbulas y zumbantes legiones. Han oído a los hombres de miembros amputados que en otro lugar se está gestando otra guerra, no...una expedición. Se habla de oro, de montañas de plata y de increíbles maravillas. Siempre lo hacen, rara vez las hay pero ellos viven por la codicia, propia o ajena, y de esas esperanzas depositadas en leyendas.
Caminan. Trotan los que aún conservan a sus fieles brutos. El viento comienza a soplar y arrastra las cenizas, el humor y quizás las almas ardientes de los viejos compañeros muertos. El este les llama, deben darse prisa. El barco sale del puerto de Generación X a las diez y media del sábado.