miércoles, 25 de abril de 2012

Cosas que odio en los juegos de rol: Los kenders (la plaga)

Esta entrada llevaba muerta un tiempo y ahora emerge por fin...

Puta la idea que tuvieron Margaret Weiss y Tracy Hickman cuando desataron sobre el mundo a estos infraseres del mal, criaturas que han provocado incontables desgraciado a lo largo y ancho de Krynn y mesas de juego aledañas. Los "niños de Krynn" son una de las razas más odiosas que el D&D ha conocido, y la excusa perfecta para que muchos jugadores tengan comportamientos igualmente odiosos con sus compañeros. Pero que por alguna extraña razón goza de popularidad en algunos círculos; personalmente añadiré que a lo largo de y ancho del mundo y muchos años de rolero solo he conocido a 4 personas que no solo los aborrezcan sino que encima se declaran fans.
Empecemos.

Los kenders son una de las razas "mutantes" que vieron la luz sobre Krynn cuando la Gema Gris le dio porsaquear un poco alterando a un grupo de gnomos, los gnomos que supuestamente la querían "por curiosidad" se transformaron en la Plaga de orejas picudas...la parte buena de la historia es los "codiciosos" se vieron ampliamente mejorados al crear la robusta, noble y fiable raza de los enanos.
Bien, aquellos supuestos gnomos curiosos vieron como su curiosidad se multiplicaba por diez millones y perdían al mismo tiempo el respeto a la propiedad privada o comunal (el respeto a la propiedad en realidad), el sentido común, el respeto por la salud de sus compañeros y un ansia de mangonear lo que no es suyo que uno se esperaría de un político.
¡Pero Crom, como puedes ser tan hijo puta y definir así a los Niños de Krynn!
¿Que pregunta es esa? ¡SE LO HAN GANADO!

Y ahora es cuando me explico.
Para muchos jugadores los kenders son la excusa perfecta para comportarse como ladronzuelos toca cojones, toca trampas y manga objetos mágicos; momentos de "Vaya, bonita calavera chapada en oro con inscripciones descansa en altar que hay al fondo de este pasillo con una pronunciada pendiente...voy a cogerla a ver que pasa aunque parezca evidente que es una trampa" se justifican con un "Eh, solo estaba interpretando a mi personaje". Y las manos flojas a la hora de desvalijar a los compañeros también se justifican así, "Si, ya sé que esa poción era tuya. Si, ya sé que pensabas que aún la tenías. Si, ya sé que si ello te has muerto cuando el bocón panpenetrante hentai te atacó...pero es que mi personaje tenía curiosidad por ver a que sabía y (atención a la expresión universal) te la cogí prestada". Si tanta curiosidad tienen ¿porque no intentan ver cuantos minutos pueden estar respirar dióxido de carbono dentro de un coche?

Lo peor son los masters que los protegen por fanboyismo y los usan para p-u-t-e-a-r a los jugadores, tildándolos de malvados cuando, por ejemplo, un explorador pide tener Kenders como enemigo predilecto y hace pública su intención de acabar con esa plaga que tantos males: suicidios, dramas familiares (por las personas que murieron o acabaron dándole al frasco para olvidar sus penas kenderianas) y ruinas económicas han provocado ¿como cojones se puede tolerar en un mundo es espadas, bolas de fuego y dragones encabronados la existencia de un grupo de gente que de forma sistemática se dedican al saqueo de todo tipo de bienes y la violación de toda ley con la excusa de "soy un encantador engendro de orejas picudas y copete casposo que hace lo que quiere porque tiene protección del guión"?
Es que por menos se han declarado guerras en Krynn señores. Por menos los dioses lanzaron un cachopiedro sobre el mundo.

El caso que desarrolló mi odio hacia los kenders, y mi negación a que nadie lleve uno en mis mesas de juego habituales fue una campaña de medio año en la Dragonlance. Servidor de ustedes interpretaba a un caballero de Solamnia, con su espada familiar y su bigote y todo eso...otro compañero llevó no ¡sino 5 kenders! a lo largo de toooda la historia, kenders que de forma sistemática se dedicaba a robarnos nuestros objetos y a tocar los cojones, al principio con el beneplácito de nuestro pollo de pantalla pero hasta él se cansó de aquello. La anécdota que siempre cuento es que una vez estábamos intentando acabar con unos draconianos que se habían hecho fuertes en una fortaleza a base de catapultas y asedio a la vieja usanza, durante la 2º noche de la operación fuimos atacados por un grupo de incursores escamosos; cuando el bueno de mi caballero fue a sacar su espada para rajar algunos de aquellos mamones...no estaba, el dichoso kender que nos afligía entonces, el número 4, la tenía en sus manos.
Tuve que matar draconianos con un taburete...
Al día siguiente, cuando reemprendimos el asedio la primera piedra del lanzapiedroz tenía un orejas picudas con copete atado a ella ¡y aún quería hacer que me volviese malvado por lo que era una ejecución sumaria totalmente justificada!
Conozco historias parecidas por doquier, esos monstruitos solo sirven para trollear. Prefiero mil veces meterme en el Castillo Ravenloft llevando a un maestro del saber gnomo de nivel 1 que tener un kender en el grupo, y menos si es ladrón (pero el 90% de ellos lo son). Y luego están los masters que los ponen en juego sabiendo que no podremos tocarles un pelo bajo de pena de control de alineamientos/ brumas, aún cuando ellos en su "inocencia" se dedican a joderte la marrana, a torturarte, todo porque les parecen divertidos.

Así que amigos, si os encontráis con un kender en un camino boscoso...cortadle la garganta, o como poco las manos
.
Os ahorraréis problemas, y sin duda algún aventurero que dejó de serlo porque le clavaron un kender en el grupo os estará sonriendo desde el Otro Mundo.

14 comentarios:

  1. Tremendo, desde luego. XD

    Yo tuve mi experiencia con los Kenders en una partida de 3.5 cuando mi personaje (un explorador), cuando se enfrentaba a un demonio en un pasillo de un dungeon, descubrió que su compañero kender le había robado la espada que tenía y con la que intentaba detener el ataque del demonio.

    Conclusión: me comí un ataque directo y el kender sobrevivió...

    ResponderEliminar
  2. Diooooos cuanta razon!! Tiraria a los kenders al mismo foso donde estan los gungans, los enanos gully y engendros de similar calaña. Luego gasolina, mechero.... ya disfrutar con la musica celestial!!!

    ResponderEliminar
  3. Creo que tendrías que buscar "kender" en el blog de Velasco. Te ibas a jartar a reir XP

    En fin, yo no entiendo este tipo de criaturas o sus símiles en otros mundos (Hobbits que se interpretan como Kenders, Halflings que se interpretan como Kenders, etc.), además que es absurdo ¿toda una raza es una hijaputa-tocapelotas-ladrona? Es que no se tiene por ningún sitio por mucho que nos vendan que "son así" porque aparecen en novelas...

    ResponderEliminar
  4. Como diría un viejo compañero de mesa y master.... "El único Kender bueno es el Kender muerto, ¿Aún quieres hacerte un Kender?"

    ResponderEliminar
  5. Joder. Leyéndoos yo no me cabrearía con los kender, me cabrearía con las personas con las que os juntáis :D Hace poco jugué a Dragonlance y había un kender. Y sí, robaba y era encantadoramente insoportable ;P, ¡pero no nos troleaba ni jodía la partida! :D

    ResponderEliminar
  6. Bah, los kenders molan. Lo que pasa es que vosotros tenéis trolls por compañeros de juego xD

    ResponderEliminar
  7. En nuestra mesa de juego, tenemos a una jugadora con tendéncia a los kenders. Y nos ha metido en marrones que faena la nuestra para salir con vida de allí!
    Creo que, como con otro tipo de raza o clase, se debe tener unas limitaciones claras y estipuladas. Quién no ha tenido un bárbaro con ganas de pelea a la mínima de canto, o un ladrón "cansino" de robar cada 5 minutos, o un semi-orco que se cree capaz de poder descifrar unas escrituras...
    Si se marcan unos límites, creo que la cosa se puede controlar. Pero no es fácil, lo reconozco...
    En la partida que llevo como master, lo dejé muy claro desde principio: vuestras acciones tendrán consecuéncias... buenas y malas! Y depende de los Pj's (y jugadores) que sean unas o las otras.

    Saludos y se os sigue...

    ResponderEliminar
  8. Si me pasara a mi eso de tener a esos kenders por compañeros, lo primeroque haria seria meter una botellita de pocion (mas bonita y brillante que las demas) pero con un veneno mortal simplemente por olerlo.

    Solo quedaria esperar.... y no es nada malvado. Ese frasco rojo y tan llamativo es asi para no beberlo por error, pero si no pregunta...

    Pienso como otros comentarios. Aunque generalmemte tengan momentos cargantes, para ser tan odiosos necesitan qeu el jugador quiera hacerlos asi (por jodeer) y/o crea que hay que hacerlos odiosos para interpretarlos bien.

    ResponderEliminar
  9. ¡Bravo! ¡Artista!
    Matar kenders debería de estar premiado por buena interpretación.

    ResponderEliminar
  10. +1 para JC. YO he compartido mesa con Kenders que hacían la partida divertida, (jugadores, más bien, interpretando kenders) y claro, hay que ser adulto para todo, hasta para ser divertido... (o pretendidamente divertido)

    Yo usaba su cleptomanía haciendo que le aparecieran en los bolsillos objetos al azar de otros personajes, pero hay que saber que lo que a un kender le parece curioso no es una poción, ni una calavera de oro, ni una espada, sino a lo mejor un frasco de tinta de escribir, el cordón de un zapato o la pluma de un sombrero.

    Así haces la cosa entretenida sun putear a nadie

    ResponderEliminar
  11. Claro, pero para eso hace falta que el jugador piense asi y me da que Crom no ha tenido esa suerte XD

    ResponderEliminar
  12. El problema de los Kender es que en lugar de ser el Jugador el que interpreta al PJ... el PJ acaba poseyendo al Jugador y este acaba siendo interpretado por un Kender... y ahí empieza el factor caos...

    ResponderEliminar
  13. Yo los odié desde el primer libro de la Dragonlance que me leí. Tanto es así que, en mi ambientación que nunca se ha llegado a jugar, decidí que alguno de ellos mangó en alguna de sus correrías algo que no debería haber mangado y, al ir a examinarlo (ya en casa, en la "patria" pantanosa de los kenders), abrió una puerta que daba directamente al corazón del Infierno. Eso tuvo, basicamente, tres consecuencias: 1) Una puerta al Infierno de la que, periodicamente salían las legiones de los condenados a conquistar el mundo. 2) La mayoría de los kenders murieron dolorosa y agonicamente al poco tiempo de la catástrofe. 3) A pertir de entonces, en el mundo se consideraba que los kenders traían el mal fario y era socialmente aceptable aniquilarlos nada más verlos "para evitar que abrieran más pertas al infierno".

    ResponderEliminar
  14. Yo los odio tanto que modifique toda la guerra de la lanza para que mis jugadores arrasen kendermore, muerte y destruccion everywhere ^^

    ResponderEliminar