lunes, 4 de junio de 2012

Carrusel Bloguero: La historia como cajón de sastre defnitivo

Estudio historia, me encanta mi carrera ,pese a que algunos profesores se dediquen a boicotearla, y me gustaría poder dedicarme a ella como profesional. Con una premisa personal como esta ¿alguien cree que podría haberme resistido a participar en el Carrusel de este mes que ha elegido Aker Codicem?

Bien, como Master la verdad es que pocas veces he optado por dirigir juegos históricos durante temporadas largas, y como Jugador no me encuentro cómodo porque soy un bocas, así que cuando que plantea el master no se corresponde a la historia o se actúa de forma presentista o se mete la pata de forma brutal pues hablo, claro. Cosas como campos de concentración con Iglesias para que los judios encuentren la redención antes de morir...pues como que me chirría mucho, manías.



Así que donde más cómodo me encuentro es en la ficción, en la fantasía, donde buena, si la cosa es algo rara no pasa nada si tampoco es que sea un sinsentido. Y cuando me toca a mi dirigir, crear el entorno de juego y presentarlo es cuando saqueo la Historia buscando los elementos que me permitan conformar un mundo que encaje, que incluso dentro de la ficción haya un poso de verdad. Busco, pienso y escojo lo que más se ajuste a lo que quiero ¿tengo pensado escribir una partida en un exótico imperio oriental? Bueno, puedo escoger adaptar la peculiar estructura del Imperio otomano (un imperio territorial multietnico y multiconfesional con un cuerpo de ministros modernos, visires griegos y una élite militar corrupta), o quizás algunas de las fórmulas que los chinos usaron durante 2.000 años? Luego se añaden los elementos fantásticos, que en realidad son un mero adorno (cambias pistola de chispa por proyectil mágico y no hay tanta diferencia, bueno...).

¿Que os mola el politiqueo medieval? Leed algo sobre la lucha de bandos (la del País Vasco es especialmente interesante, aunque igual lo digo porque soy de la tierra) ¿o quizás os guste más historias donde haya que fundar una ciudad o adecentar una fortaleza? Una lectura sobre presuras y gremios dará profundidad al juego, complicará las cosas y sí, dará color. Oh vaya, al guerrero nivel 14 se le ha roto la espada y el escudo en su última pelea contra una bestia oxidante ¿hacemos que sufra un poco hasta que llegue el mercado donde estarán los herreros que hacen las mejores armas? Ya sabes, no existe MediaArm.

¿No sabes bien como caracterizar a la horda de orcos u hombres salvajes que llega al civilizado hogar de los héroes? Los pictos que tanto acojonaban a los romanos, algunos de los pueblos que hoy asimilamos a los hunos, y que coño,  los tipejos que siguieron a la mala bestia de Pizarro en su sangrienta aventurilla en el Perú, un ejercito de tíos que obran terribles milagros, tienen aspecto extraño, que llevan extrañas bestias y solo buscan saqueo. Lo quieras o no, para un súbdito del Inca aquellos hombres debieron ser terroríficos. Vamos, que los orgoth de Reinos de Hierro, con su acero y mala hostia vendrían a ser algo parecido.



Si necesito un antagonista con personalidad como malo de la historia fusilo libros, toda buena historia tiene que tener un antagonista que esté a la altura, y creedme cuando os digo que nada que nadie haya escrito puede estar a la altura de los personajes que han escrito la historia de este planeta. Me gustan especialmente los personajes de la Edad Moderna, los marinos y militares de tierra o hábiles políticos, individuos que con un poco de esfuerzo encajan perfectamente con lo que tengamos pensado. Si lo que se necesita es un sumo sacerdote intransigente, fanático y mamón al que dé gusto odiar ¿que tal si pasamos un poco del sobado Torquemada y rebuscamos en el baúl de la mierda del señor Calvino? Vaya, casualidad, este mamón también tenía cerillas ¿eh Servet?
Coged al barbudo, el funcionamiento de la Inquisición Luterana (la española es mal ejemplo, solo servía para joder a los cristianos nuevos y pleitear por tierras, el de al lado es un brujo ¡quitadle las tierras!) y con algo de esfuerzo obtendréis algo digno, que junto a la biografía del personaje será materia de 1º para historias.
Y lo mismo podemos decir de los aliados.
El almirante Blas de Lezo, uno de esos personajes históricos que cuando los conoces te fascinan, puede ser el armazón para crear a un Rogue Trader para Warhammer 40.000, un marino capaz e inteligente, mutilado por los enemigos de su Señor (orkos o ingleses, yo veo poca diferencia) y que conserva esas heridas sin implante alguno. Un tíos valiente, con muy mala hostia y que no se anda con historias, un aliado en potencia a explotar, incluso un buen concepto para el próximo Rogue Trader.

Solo me falta el bolter y la espada sierra...ni falta que me hace.

Las aventuras en las que los personajes se meten hasta las trancas en la mierda legal más infecta por un error o una trampa me gustan mucho, y como no me gusta el rollo simplista tiendo a mirar como funcionaban en distintas culturas los juicios, especialmente desde que hace unos años aprendí un poderoso mantra "En la edad moderna gobernar es hacer justicia". No digo que convierta las partidas en historias procesales, pero entender los entresijos legales, sobretodo el concepto del honor, es útil a la hora de exprimir algo de dulce dolor a los jugadores "¿Que dice el acusado? Que admite haber insultado a esa mujer aunque no le pegase, llamándola Hija de puta, siendo ella mujer honrada y casada? Que se prepare para ser empapelado amigo mío". Aunque hay que ser justos e informar de esas cosas a los jugadores, es decir, los personajes saben en que mundo viven, saben como están las cosas.

Por supuesto no digo que haya que fusilar sistemáticamente los libros de historia, solo que en ocasiones y si no sabemos muy bien que hacer, o lo que se nos presenta en el módulo que vamos a dirigir nos chirría (le diría yo 4 cosas al autor de la Witchfire sobre juicios por brujería) nuestro pasado es sin duda una fuente de la que mana la inspiración y la ayuda.

Resumiendo, me gusta la fantasía pero con la historia de la mano.

3 comentarios:

  1. Desde ese punto de vista histórico, durante la primera revolución industrial, cuántos individuos que no fueran de clase media-alta podían acceder a la Universidad? y cuántos de ellos eran de color?? Por poner un ejemplo comparativamente hablando...

    Es que verás, estoy dirigiendo (muy de uvas a peras) la witchfire y tengo un troloide que quiere ser universitario, pero no lo acabo de ver... xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en base a lo que viene en los manuales de RH, te diría que la probabilidad de que un personaje de clase media baja, como es el caso de ese troloide que mencionas, dependerían de su capacidad para hacerse un lugar en la sociedad o ganar apoyos por, no sé, evitar que ocurra una tragedia en una ciudad de cierto tamaño, se me ocurren Corvis o Caspia. Y por desgracia me refiero a un atentado contra el rey, el despertar de un dragón hijo de Toruk, etc...

      Al ser un entorno de fantasía tampoco veo que la raza sea muy determinante, hombre, si quiere ser universitario en Ios nipal pero ¿Cygnar? sociedad abierta, un pueril y autocomplaciente reflejo de la sociedad yankee vista desde dentro. Además, recuerdo que Pendrake es profesor en la uni aún siendo hijo de un chatarrero.

      No sé si te he ayudado.

      Eliminar